• Novedades

La lutheria no se enseña, se aprende.

Inicio Foros Principal El ríncón del Luthier General La lutheria no se enseña, se aprende.

Este debate contiene 4 respuestas, tiene 0 mensajes y lo actualizó  Super User hace 6 años, 11 meses.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #1689

    Super User
    Miembro

    Hola amigos, he escrito una respuesta al compañero Ando y creo que me ha salido un tocho que bien podría ser un artículo si estuviera redactado en otros términos.

    hilo original

    Creo que lo que aquí os copio, si bien no es la primera lección de luthería, si puede ser una buena lectura para los que empiezan.

    Bastará con saber qué quieres conseguir ¿construir un instrumento o aprender luthería?

    Si quieres construir un instrumento no pierdas el tiempo en leer este ladrillo, pero si quieres aprender luthería, este escrito quizás te cambie la forma de afrontar los problemas y de ver el conjunto de la actividad.


    Frasco wrote:

    ANDO comentaba:
    He leído mucho acerca de como pequeños matices constructivos afectan al sonido, el de la acústica es un tema que me atrae, pero bueno más me vale dejarme de teorias transcendentales y aprender a lijar bien y a afilar un formón en condiciones :S

    Quote:
    Una cosa no quita la otra compa.

    Afilar bien un formón te facilita la tarea y hace que cosas que parecen imposibles no lo sean, pero de nada nos sirve la corrección formal del instrumento si luego no suena como queremos. No digo que no suenen bien, pero no como nos gustaría o como queremos que suene un instrumento construido por nosotros.

    Las primeras obras deben ser «Clones» escrupulosos de instrumentos de probada eficiencia acústica.

    1.- importantísimo el plano del que partamos, que sea fiel al instrumento original y que nos aporte todos los datos que necesitamos.

    La construcción ha de ser siempre analítica. este es un punto que se le olvida a muchos principiantes, entre otras cosas porque nadie se encarga de decírselo.

    2.- Establecer comparaciones entre nuestros trabajos y procurar encontrar y analizar el origen de sus diferencias será la clave para avanzar en el conocimiento de la parte «intangible» de la luthería.

    La luthería no se puede enseñar, es algo que se aprende. Solo la experiencia puede guiarte.

    3.- las decisiones que nos alejen del plano original del instrumento deben estar encaminadas a acercarnos a su concepción inicial.

    Siempre será mejor un instrumento equilibrado que aquel en el que solo destaque una de sus virtudes y sea mediocre en el resto.

    4.- El resultado acústico de un instrumento dependerá de las soluciones adoptadas para solventar los problemas mecánicos de su construcción.

    La perfección formal del instrumento es solo un aspecto del trabajo. El desempeño del oficio te procurará la destreza necesaria para llevarlo a buen término.

    5.- En luthería, en la mayoría de los casos, es mas importante el método que la habilidad, aunque sería absurdo negar la conveniencia de la confluencia de ambos.

    No quiero teorizar más, que hoy estoy propenso a escribir tochos imfumables, pero me voy a extender en un ejemplo que aclare los puntos 2, 3 y 4 que son los mas etéreos y que corroboran la necesidad de hacer una construcción atenta y analítica y que te desvelan «El verdadero secreto de la luthería» :D

    imaginemos:
    El plano te dice que dejemos la tapa a un grosor de 2,1 mm. Tu compraste el mejor abeto que tenías al alcance y su secado es óptimo… empiezas a construir labrando la tapa… vas comprobando que cuando llevas 2,5 mm de grosor notas la tapa «fofa», blanda, aguada… La golpeas y no es resonante, no suena a cascada, pero no campanea (que dificil es poner adjetivos a las sensaciones)…

    Ahora estás a tiempo de tomar una decisión ¿usarás esa tapa? ¿le dejarás mas grosor que el que indica el plano? ¿la llevas a 2,1 como indica el plano y aplazas la decisión de aumentar la altura de las varetas cuando compruebes como se comporta con el abanico encolado?

    Bien, para tomar esta decisión necesitarás aplicar una lógica que es fruto del estudio teórico de la luthería… «la parte tangible» Si pongo una tapa demasiado blanda tendré cierto volumen, el sonido se dulcificará, pero los graves pueden llegar a no ser nítidos y que el instrumento quede descompensado con poco volumen en agudos.

    Hasta ahí cualquiera puede enseñarte «luthería» (aunque paradójicamente no encontrarás ningún libro que te enseñe esto mismo, sí podrás encontrar un maestro con oficio que te lo diga)….

    Pero profundicemos en el ejemplo…. me centro en esa parte en a que digo «notas que la tapa es demasiado blanda»… Antes de tomas ninguna decisión tienes que notar la necesidad de tomarla…

    Si no estás llevando una construcción atenta y analítica ¿cómo notarás que la tapa está blanda? Hay que andar atento, si hacemos una construcción de modo «mecánico» nuestros buenos instrumentos serán «frutos del azar» pues no sacaremos el máximo provecho de los materiales de los que partamos.

    Bien.. Incluso llevando una construcción atenta ¿cómo sé yo que una tapa está blanda? No hay una tabla que te fije un parámetro que te diga, si pones un kilo de peso justo en el centro de una madera de abeto de este tamaño y grosor, si la deformación que produce es superior a X mm consideraremos la tapa blanda, de lo contrario la tapa sera dura…
    ¿cómo sabrás que una tapa es blanda si no la comparas con otra tapa? ¿como sabrás que la rigidez y flexibilidad de una tapa es la optima para que la guitarra suene como tu quieres si no construiste de forma atenta y analítica una guitarra anterior y el resultado fue el que tu querías para tus guitarras?

    Seguimos… ¿que decisión adoptarás si ya notaste que tenias que alejarte del plano original? Esta decisión será muy difícil de tomar si no cometiste errores anteriormente y conoces sus resultados… nadie conoce tu concepción de la «guitarra ideal» es un concepto en tu cabeza que tu debes tratar de contextualizar y materializar en tus trabajos.

    Esto nadie puede enseñártelo, tienes que aprenderlo tu, comparando y echando mano de tu experiencia… serán buenos tus aciertos y tus errores para esta labor… Pero esto no será posible si no hiciste una construcción atenta y retuviste sensaciones, olores a madera verde, durezas, flexibilidades, sonidos, percusiones, tacto e incluso el sabor de serrín a lijar una pieza. Nada te ayudará a tomar una decisión si no sabes hacia donde te encamina…

    Toda esa parte intangible donde se apoyan los mitos, de la que se aprovechan los vendedores de humo y que tanto parece gustar a los músicos y al publico en general, que rodea a la profesión con una halo de espiritualidad es, en definitiva, el secreto de la luthería: «el trabajo y la experiencia».

    :saludo:

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.

No se admiten más comentarios